Mi peor error en la vida es haber dado demasiada atención a personas que no valen la pena. -Bob Marley.

jueves, 28 de febrero de 2013

Pequeños detalles hacen grandes rasgos.

Y son las pequeñas cosas las que al final perduran, las que al mirar atrás mejor se recuerdan. Las sonrisas a destiempo, las declaraciones susurradas al oído, las caricias que vinieron tras los susurros..El reflejo de una puesta de sol en sus ojos, un perfume, una canción. El problema es que a veces tenemos demasiada prisa como para darnos cuenta de estos pequeños detalles. Vamos por la vida a demasiada velocidad, y no reparamos en que a veces es mejor echar el freno y pararnos a mirar a nuestro alrededor. Quedarnos en silencio y observar como funciona el mundo, y tal vez llegar a comprenderlo un poco mejor. Pero no, siempre tenemos que llegar a algún sitio, ver a alguien, hacer esto o lo otro. Nunca tenemos tiempo para escuchar, para entender, para esperar. Y seguimos acelerando. Aceleramos una y otra vez. Para llegar a tiempo. Para llegar antes de tiempo. Y ya no nos damos cuenta de los pequeños ni de los grandes detalles.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar